Redescubriendo el nudismo.

Una pareja de amigos vuelve con nosotros a la playa después de unos años alejados, aunque solo en el espacio porque siempre estuvieron cerca nuestro gracias al teléfono y al correo.

Al llegar el chico se desnuda sin problemas, mientras que la chica permanece un rato en top-less para luego desnudarse por completo. Sus marcas blancas en el trasero delatan que habían ido poco a la playa sin bañador. Y no tardo en comentárselo.

Me comentan que tuvieron que abandonarlo por lo mismo que les pasa a mucha gente, el acceso a las playas nudistas no es apto para niños. Además no siempre se tiene la fortuna de tenerlas tan cerca como nosotros. Dos factores que sumados echan atrás a más de un@ por muy nudista que sea. Se conformaban con disfrutarlo en casa o en alguna escapada muy planificada y mentalizándose de que el acceso con el que se encontrarán resultará peligroso para los niños. “Y llega un momento en el que pones punto y final porque no vale la pena”. Ciertamente tengo que darle la razón. Yo mismo he dejado de frecuentar algunas playas por los malditos accesos.

Si bien es cierto que gracias a eso todavía permanecen vírgenes y -por tanto- preciosas. Pero ¿estamos dispuestos a pagar ese precio? ¿vale la pena tener los mejores arenales si no podemos disfrutarlos?

Al margen de eso, la chica comentaba que después de casi tres años sin estar completamente desnuda en la playa se sentía como la primera vez que lo hizo hace unos cuantos años más. Nuevamente no podía alejar esa sensación de sentirse observada cuando sobradamente sabía que no era así: “es como si una parte de mí me obligara a cubrirme”. Volví sobre el ejemplo que tanto de me gusta de los zapatos: “quédate con los zapatos puestos durante tres o cuatro días, y en cuanto te los saques necesitarás volver a ponerlos”. A nuestro cuerpo, y más a nuestra mente, no les gustan los cambios por muy beneficiosos que sean. Tal vez ese rechazo a los cambios sea lo que algun@s dan en llamar “pudor”.

Afortunadamente, después de ese día de playa con ellos, hubo muchos más. Nudistas, por supuesto.

Xouba 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: