Carrera continua.

He podido disfrutar de la oportunidad de correr desnudo. No es algo nuevo para mí, pues siempre que puedo procuro añadir unas carreras entre paseo y paseo para ir manteniendo la forma (y la salud). Pero esta ocasión ha sido distinto, me he despojado de la ropa -salvo las zapatillas- al poco de iniciar la carrera y me he lanzado al vacio, pues en lugar de llevarla conmigo por si surge un imprevisto y necesito de ella, decidí abandonarla a la vera del camino e iniciar mi ruta.

He corrido lentamente, para disfrutar del paisaje, el entorno, y la naturaleza. Centrándome más en ello que en la carrera. La he alargado por más de una hora, siempre por senderos por los que ya había pasado en otras ocasiones, para no perderme y poder llegar de nuevo hasta donde había dejado la ropa.

Mi ruta se inició en zona boscosa, en cierta medida, a cubierto de miradas ajenas; pero al poco me descubrí en medio de una llanura expuesto a cualquiera que a cientos de metros me enfocase con su vista. Y tal vez así fue. Pude ver en la lejanía a algunos campesinos trabajando las tierras, puede que ellos me viesen a mi, pero esta vez creo que ni se molestaron en avisar a la “autoridad”, y si lo hicieron llegaron un poco tarde.

Cuando volví a dónde tenía las ropas, dudé entre ponérmelas o quedarme desnudo y volver así a casa. Mi pareja no se extrañaría de verme desnudo por casa aunque mis vecinos no creo que se lo tomasen igual de bien que ella. Tiempo al tiempo. Ya me ha faltado más para dar el paso.

Xouba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: