Cargo púbico.

Cuentan que una vecina de Lepe definió así a la concejala que decidió desnudarse en una publicación.

La desnudez sigue siendo objeto de envidias si va asociada al triunfo; objeto de iras, si te encuentras en minoría; y de burlas, cuando los que se mofan hipócritamente intentan aparentar normalidad.

Prefiero una concejala que se vaya por la vida desnuda a una que se lleve mis dineros del erario público. Aunque como lo segundo es más normal, parece más sano que lo primero.

Por estas tierras abudan políticas de todo pelaje (concejalas, diputadas, e incluso conselleiras) que se han dejado ver y querer por sus convecinos de toalla en distintas playas nudistas, eso sí, antes de ocupar cargo público. Aunque me parece justo resaltar que hay una honrosa excepción que confirma la regla.

Y esa regla es el chiste fácil del que ninguna quiere ser objeto y que además titula este artículo.

Xouba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: