Las tetas de la peluquera.

Menudo follón se ha montado.

La joven de Arcade, tristemente famosa por pasarse unos días en la cárcel de Cancún acusada injustamente, ocupa la portada de una revista con unas fotografías verdaderamente excelentes -que para sí quisieran muchas- en las que presume de cuerpo, y sus vecinos, mis paisanos, le trituran los higadillos.

Pueden buscársele mil porquesi y otros tantos porqueno, pero ¿dónde queda la capacidad de decisión de esta persona? ¿quién nos creemos para juzgarla por algo que sólo le atañe a ella?

La miseria humana vuelve a quedar presente en todo este asunto. Pero lo que más me toca las narices es que la mayoría de los vecinos la criminalizan por “¡salir desnuda!” en la revista; es decir, si saliera con hábito de monja no la criticarían. Pero eso sí, todos -y todas- las que salen en la tele, radio, o prensa lanzando su sentencia judicial contra la chica lo hacen con la revista en la mano. ¿No deberíamos preguntarle a ellos qué hacen con la revista, si tanto les desagrada?

Inquisidores, hipócritas, verdugos…

Xouba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: