Playa nudista en el Obradoiro.

El Correo Gallego, se hace eco de un hecho que debiera resultar normal pero que ha generado multitud de comentarios a favor y en contra que no debemos pasar por alto a la hora de leernos el artículo (Aquí tenemos el artículo).

Lo mejor de todo es que para empezar la señora que protagoniza la historia está loca. El redactor no se anda por las ramas, como prueba irrefutable es que estaba desnuda al lado de la catedral y para colmo dejó el coche mal estacionado en un lugar de Santiago con un tráfico caótico -independientemente del coche mal estacionado de la mujer esta-.

Supuestamente a la señora se le recriminó por parte de algunos transeuntes que no podía estar allí asi desnuda porque era un lugar “santo” y que había niños presentes. Me encanta, dos argumentos por el precio de uno. Adquiridos en el todo a cien, por supuesto. Sin embargo en las fotografías del discurrir de los hechos, sólo se puede apreciar a un fulano charlando airadamente con la señora, que luego se encabrita y termina largándolo de allí con malos modos (a saber qué le había dicho o llamado; aunque claro, ella era la loca porque estaba desnuda en lugar santo). En las mismas fotos se ve a decenas de turistas a lo suyo: mirando las torres de la catedral, sentados con sus mochilas al hombro, o simplemente paseando a los niños por la plaza.

Ni una referencia a la legalidad de la situación. Pero un párrafo completo, con fotografía ilustrativa, del coche patrulla llevándosela escoltada por varios agentes.

En los comentarios de la noticia, como ya he dicho, hay para todos y de todo; pero me quedo con la reseña que hace alguien sobre lo que ocurre en centroeuropa donde en los parques, jardines y espacios medianamente soleados es absolutamente normal ver a la gente tomando el sol como lo hacía esta mujer. Pero los vecinos del norte son europeos desde hace unos cuantos años, y nosotros aún debemos aprender a serlo; al menos, en lo que a convivencia y respeto a minorías se refiere.

Por último me quedo con el marco: la plaza del Obradoiro. Me encantaría desnudarme a mí también allí, pero seguro que mi estado mental también se pondría en tela de juicio por aquellos acostumbrados a realizar juicios sumarísimos desde las páginas que los alimentan y que también alimentan a los que no saben beber y comer de otras fuentes. Por cierto, ¿para cuándo delante de la Capilla Sixtina? ¿o acaso sólo es arte los desnudos de sus techos?.

Xouba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: