Los niños y las niñas…

La imagen por si sola lo dice todo. Y es bien poco, por cierto. En primer lugar porque se entiende fatal, el que lo ha escrito conocía unicamente lo que quería decir; y en segundo lugar con tanta letra uno pierde la esencia del mensaje.

Les situo: esta lindezas y otras cuantas “empapan de sabiduría” al viajero que este verano se acerque hasta la playa de Baroña (o de Arealonga). Como se puede comprobar el recorrido didáctico-literario embadurna las piedras del camino que llevan a la playa. No es la primera vez, pero sí la más escandalosa, hasta el momento había visto pintadas nuevas casi cada año resaltando siempre la condición de nudista de la playa; algunas escuetas y explícitas como el “Playa Nudista” o también el “Sólo Nudistas”, y otras más largas e imaginativas como aquella que recibía a los visitantes que accedían a la playa por el camino sur -desde la playa de O Dique- y que si la memoria no me traiciona rezaba así: “Ni top-less ni bañadores, sobran ‘pervestidas’ y mirones”. Me encanta el término ‘pervestidas’ por la mutación tan sutil y a la par tan identificativa del top-less. Desafortunadamente esa pintada se la llevó Prestige, directamente no, fué uno de los efectos secundarios de la marea negra o más bien de los operarios que luego limpiaron las piedras del chapapote; consideraron la pintada como un residuo más y le aplicaron el mismo tratamiento.

Habrá gente que vea bien lo de las pintadas, porque beneficios haberlos haylos; al menos el que llegue despitad@ a Arealonga se informará a lo largo del camino que la playa que avista a lo lejos se disfruta sin ropa. Pero lo que está claro es que esas piedras han sobrevivido a las tropas de romanos que regularmente visitaban el castro para cobrar los impuestos, luego durante siglos los campesinos dejaron las roderas de sus carros grabadas en las piedras, incluso hay quien asegura que más recientemente algunos de los vecinos de los pueblos cercanos no muy contentos con la victoria del franquismo hicieron su último “paseillo” por esa misma ruta; y hoy cada una de esas piedras, cada una de esas pisadas, cada una de esas historias personales, han quedado difamadas por los afanes reivindicativos de un irresponsable. Porque de eso se trata, de responsabilidad y de respeto. La responsabilidad nos dice que por mucho que desees que los usuari@s de una playa practiquen el nudismo, nada ni nadie te autoriza a hacer fuego con tal de conseguirlo; y el respeto nos obliga a convivir con ello, a veces en minoría, pero la convivencia es precisamente eso saber conjugar en distintas dosis los ingredientes personales que permiten evolucionar a la sociedad.

Lo peor de esto es que llevará a las generalizaciones, y eso nos perjudicará a tod@s l@s que vivimos el naturismo. Gracias a la actuación de un@, estaremos tod@s en la picota de aquell@s que buscan algún tipo de argumento para colocarnos un sambenito.

Desde aquí unos consejos a quienes de verdad interese promover el naturismo:

  • Hablar, eso de antemano. Pero no hablar por hablar, sino que debemos hacerlo sabiendo y conociendo el tema. Dando una respuesta a las preguntas más oportunas, porque las inoportunas se caen por su propio peso. Debemos hacerlo sin temor, con nuestr@ vecin@ de playa, con aquell@s que nos cruzamos por el camino, o con l@s que pasean por la orilla. Con educación y respeto nadie hará ascos a una buena conversación. Hoy en día tenemos la Red; sí, Internet ha ayudado muchísimo a ver el nudismo con otros ojos, y sobre todo a poner en conocimiento de otr@s esos lugares desconocidos o que están perdiendo afluencia, y no sólo se han recuperado, sino que se han descubierto nuevos sitios.
  • Carteles. No soy muy partidario de ellos, pero si eso puede redundar en un mayor o mejor uso de la playa hay que optar por el cartel. La pintada es más duradera, pero también más agresiva con el paisaje y con el usuario (aún poniendo lo mismo que el cartel).
  • Reivindicar el espacio. Si un arenal de uso tradicionalmente nudista comienza a ser “tomado” por los textiles la mejor opción, en lugar de acurrucarse detrás de una piedra tomando el sol desnud@, es demostrar que no tenemos nada que ocultar, que allí estábamos desnud@s antes que llegasen con sus trapos y que podemos convivir ofreciendo el respeto que pedimos. La teoría del “si huyen es porque hacen algo malo”, funciona muy bien. Como reivindicación playera queda muy bien el “paseo nudista”: transmite libertad, permisividad, afirmación del nudismo y sobre todo delimita muy bien el espacio que ocupamos.

Después de poner en práctica esto durante algunos años y en algunos arenales, puedo asegurar que funcionan sobre todo este último y aunque hay que tener mucha confianza en un@ mism@ y en lo que está haciendo, enseguida se verá respaldad@ por otr@s y por los resultados.

Xouba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: