No al nudismo urbano.

Así se titula una de las cartas al director que una lectora envió al diario Gara el pasado 5 de mayo. La firma como María Martín Olano y dice representar al colectivo No al nudismo en playas urbanas y vías públicas de Donostia. Y sin más presentación y preámbulos paso a copiar íntegramente el texto que no tiene lugar al desperdicio (si una editorial nazi da con este pedazo de escritora le hace un contrato multimillonario).

Nos parece una verdadera vergüenza la publicidad que se ha hecho de la foto de desnudos en posiciones infrahumanas el sábado 22 de abril en Donostia. Gobierno y prensa sois los que jugáis con esto al margen de lo que miles de personas de Donostia podamos sufrir por ello. Creemos que en vez de haber tirado tiempo en esto podían ustedes haberlo empleado en trabajarse todas las virtudes del Dios Inteligente que cada uno de ustedes es. A Enrique Ordoñez, promotor de este espectáculo, le he enviado una carta en la que, entre otras cosas, le digo que no ha protegido la playa como dijo, a pesar incluso de la recomendación de la Ertzaintza; que ha permitido a la prensa grabar de cerca y no a 200 o 300 metros, como dijo; que ha rebajado la dignidad del Homo Sapiens (Dios Inteligente) a la del cerdo… y pobre cerdo por tener que ser comparado a ellos; que ha sumado un punto más al sello de vergüenza que ya tenía Donostia por el consentimiento del desnudo urbano, y le cito algunas frases de las profecías de Rasputín: “Los hombres están caminado hacia la catástrofe, serán los menos capaces los que lleven las riendas… la sabiduría será encadenada… serán el ignorante y el prepotente quienes dictarán las leyes al sabio y también al humilde… y ay de los puros de corazón, de los simples de los hombres con el corazón de niño, porque serán ultrajados y ridiculizados… porque el hombre volverá a convertirse en bestia… lo que sea honesto o moral se volverá amoral”.

Bueno, ¿qué decir?. Algunas es mejor ni comentarlas porque se desacreditan por si mismas: rebajamos a los nudistas a la categoría de cerdos -¡y pobres cerdos!-; y a Rasputín a salvaguarda de virtudes.

Sinceramente, me encantaría conocer en persona a un personaje capaz de escribir esto y quedarse tan feliz al verlo publicado. Seguro que incluso lo ha recortado y se lo enseña a sus compañeras de salón de té jactándose de su iniciativa en pro de la moral y orden público. No me cabrearé. Estos sinsabores de la intolerancia ya me han quemado lo suficiente el paladar y ahora no tengo que degustarlos. Lo peor es que habrá quien dé validez a sus palabras.

Xouba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: