Natural in Paradise.


Así se titula un libro de fotografías publicado por Charles McFarland, que ha querido plasmar en sus páginas la combinación de la belleza natural con la desnudez humana. Son fotografías realmente bonitas, con modelos más salvajes que naturales, y donde el autor te transporta al paraiso o a lo que pudo ser y no fue.

De nuevo un semanario pisotea el trabajo por el mero hecho de retratar la desnudez y la naturaleza; en una palabra: naturismo. El semanario es el que en otras ocasiones ha ocupado otros artículos y lineas en esta bitácora. Y sigo sin explicarme como a nadie se le ocurre poner en tela de juicio y el grito en el cielo al ver como vapulean constantemente, semana si, semana también, nuestra filosofía de vida. Tal vez sea falta de organización, de motivación, de querer evitarse problemas, o simplemente dejadez absurda por parte de aquellos que representan al naturismo asociado. El caso es que desde mi tosca experiencia considero que unas letras por vía oficial a los directivos del semanario no les vendrían mal.

Me gustaría ver a mi a los representantes de ideologías políticas, religiosas, o de identidad sexual, saliendo a decirle cuatro cosas en la cara si en más de un artículo -o aunque fuera solamente uno- ridiculizaran sus principios aprovechando cualquier iniciativa que saltara a la palestra. Supongo que tal vez por ello, esos colectivos no ilustran ni ocupan las páginas centrales de su publicación bajo el epígrafe de “Zona Caliente”.

Aunque sigo creyendo que todo esto es fruto de la mente de uno o dos redactores encargados de elaborar el folletito y que con tanta pornografía que ven para tratar de hacer unos reportajes que parezcan serios sobre ese género cinematográfico, se les pinza la neurona y ven “un imán sensual” y un “poderoso erotismo” donde sólo hay cuerpos desnudos disfrutando de la naturaleza.

Si llegados a este punto todavía te quedan ganas de leer el artículo completo, te recomiendo que no te lo pierdas, y sobre todo procura llegar al último párrafo donde el redactor ya no podía más y tuvo la eyaculación mental fruto de la paja neuronal que venía conteniendo durante todo el texto.

Xouba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: