Para l@s curios@s.

El pasado sábado con puntualidad inglesa, tocábamos el timbre de casa de nuestros amigos. Sinceramente no nos habíamos preparado mucho, ropa deportiva y paraguas para la lluvia; el paraguas quedaria a la entrada, y la ropa deportiva también.

Nos abre la puerta nuestro anfitrión, sólo con las zapatillas de casa puestas. Desde la cocina se oye la voz de su mujer dándonos la bienvenida y pidiendonos excusas porque aún está con los últimos golpes de fogón. Abandono mi abrigo en el perchero del recibidor y me voy con la botella de vino que traía hacia la cocina para meterla unos minutos en el frigo. Allí mi anfitriona con su delantal y sus zapatillas como única indumentaria de cocina me daba instrucciones sobre dónde colocar la botella. La saludo, le agradezco la invitación, y me voy al salón, en el que mi mujer y el otro chico departían sobre el viaje y sobre el resto de invitados que no tardarían en llegar.

Ya sin el delantal la cocinera se acerca al salón con unas copas por si queriamos ir haciendo boca, aunque antes de ofrecernos el vino nos indica la habitación en la que podemos dejar nuestra ropa. “Muchas gracias”, y allá nos vamos prestos a desnudarnos. En esas estábamos cuando suena el timbre y franquean el umbral las otras dos parejas, a las que oimos preguntar por nosotros y a las que les responden que estamos “cambiandonos para la cena”. Salimos de la habitación y los saludamos con los besos de rigor, y casi sin tiempo a iniciar la charla se dirigen a la habitación de la que nosotros saliamos preguntando si es ahí donde hay que dejar la ropa.

Entretanto en el salón ya estábamos sirviendonos las copas y esperando a que se incorporaran definitivamente a la reunión. Allí todos desnudos levantamos las copas y brindamos para volver a reunirnos más veces. Risas, chistes, bromas, y una llamada de atención para sentarnos a cenar que se enfriaban los alimentos. Una vez en la mesa dando cuenta de los aperitivos alguien apunta que una vez más nadie ha tenido la precaución de traerse unas zapatillas para evitar el frio del suelo, aunque la subida de temperaturas de estos días, y el golpe de calefacción que los anfitriones habían tenido a bien darle a la vivienda, las hacían prescindibles. Al menos, para mí.

Más risas, más anécdotas, y más “querer saber” del otro desde la última reunión. Saciados los estómagos y saciada la sana curiosidad que te lleva a preocuparte por la vida de tus más allegados, decidimos continuar la sobremesa en los sofás. La música ambiental, la charla agradable, y las conversaciones dos a dos alargaron la noche hasta bien entrada la madrugada. Y llegó el momento de la despedida, más que nada, vencidos por el sueño y por el cansancio que por el aburrimiento.

Casi no pudimos evitar despertar a todos los vecinos cuando la primera pareja que salía se olvida de ropa, pues simplemente tomaron sus abrigos en el brazo y se ponían a despedirse entre las caras de asombro de todos los demás. El hecho de estar nuevamente todos en la habitación poniéndonos las ropas despertó en mi una curiosidad: “¿Y si volvieramos desnudos a casa?”; “No”, respondieron tajante; “Hace mucho frio”, completaron la respuesta. Se abre ante mí una nueva posibilidad, que en cuanto el tiempo acompañe tal vez intente. Las sombras de la noche serán testigos de este desafio. Ya les contaré como acaba.

Supongo que aquell@s que dejan vagar su imaginación por el lado más morboso, caminado con sus ideas por el lado más sexual de la desnudez verán en este acto social un cúmulo de erotismo, perversión, líbido desatada y sexo desaforado. Nuevamente lo siento por ell@s, su hambre de sexo deberán saciarla leyendo otro tipo de anécdotas, porque esta ha transcurrido por el lado más humano de las relaciones interpersonales, aquellas que nos permiten charlar, reirnos, y sentir empatía con nuestros semejantes; esos que tampoco usan ropa cuando no la necesitan.

Xouba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: