Un nudismo “Muy Interesante”.

Este mes de octubre publica la revista Muy Interesante un artículo sobre la dirección de la mirada de las personas ante distintas situaciones: un cuadro, un monumento, un paisaje,… y ¡¡ante un grupo de nudistas!!. Al lado de cada fotografía figuran los comentarios de la gente que ha hecho el estudio, además marca con un recuadro la parte correspondiente a la visión periférica y con unos puntos aquellos lugares en los que las personas centraron su mirada. Evidentemente no se ha hecho partiendo de que cada cual contase que es en lo que se había fijado, sino con una cámara apuntando a sus ojos y analizando el movimiento de estos.

Resulta curioso que en el estudio las mujeres pusieran su mirada sobre los genitales de los hombres en primer lugar, mientras que los hombres aunque también apuntaron con sus ojos a los genitales femeninos no lo hicieron con tanta intensidad. Pero no voy a entrar a analizar los razones que invitan a unos o a otras a clavar su vista en una o en otra zona, lo que me gustaría plantear es la subjetividad del estudio. Es decir, si a una persona ajena al arte la pones a mirar un cuadro, se fijará primero en ciertas cosas que un pintor pasaría por encima o apreciaría con más detalle; lo mismo si a un arquitecto lo pones a mirar un monumento, desde luego que lo verá con ojos distintos a los mios. ¿Y los nudistas?. Más de lo mismo, supongo que les tirarían el estudio por el suelo las chicas que habitualmente van a playas nudistas porque dejarían de clavar sus miradas en los genitales masculinos. El motivo: que no les supone nada excepcional.

Si muchas mujeres a lo largo de un año consiguen ver media docena de penes en su vida cotidiana (salvo que se “busquen” en páginas web, películas, revistas, etc…) ya se puede considerar algo excepcional. Mientras que aquellas que visitan playas nudistas, centros, campings, o que conviven entre nudistas en su labor diaria, difícilmente no entrarán en su campo de visión la media docena de penes en poco más de un minuto. Y el ejemplo es exactamente el mismo para los varones respecto a las féminas.

Entonces más importante que el estudio sobre la dirección de la mirada, creo que es lo que se puede sacar de la mirada de los distintos grupos sociales; porque ya puestos ¿qué mira primero un homosexual? ¿a la persona del sexo contrario o a la de su mismo sexo? ¿se deja llevar por la atracción o por la competición (valorar al supuesto rival sexual)?. Resumiendo, que como dato curioso está bien el estudio ese, pero tratar de discernir comportamientos, intuiciones, e incluso pensamientos, con una sóla mirada, ya me parece precipitarse al abismo sin llevar paracaidas. Como siempre volvemos a lo mismo, vivimos en un entorno social en el que para ayudar a comprenderlo pueder servirnos el análisis de un individuo; pero para entenderlo necesitaremos tener en cuenta el propio entorno social.

Xouba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: