Según la costumbre.

Ayer tuve visita familiar. Aunque eso no es noticia, porque concretamente de esas dos personas las tengo con frecuencia. Las dos mujeres de mediados los cuarenta años se encuentran muy a gusto en nuestra casa, y se pasan siempre casi toda la tarde (ahora que las tardes son breves). Conocen nuestra condición de nudistas, aunque siempre han comentado que sería difícil que algún día nos acompañaran a la playa. Sin embargo nosotros no bajamos la cabeza en su presencia, es decir, si me pillan saliendo de la ducha o con el traje de Adan en esos días de calor veraniego. Ante esta situación tan natural por nuestra parte no es de extrañar que al tener que probarse una prenda que le facilitaba mi mujer a una de ellas no dudara en desnudarse y quedarse en ropa interior, que por otro lado ya había sucedido en alguna ocasión. La duda de desnudarse integramente a la hora de darle un bañador de piscina (desafortunadamente para ir a la piscina pública, de momento hay que usar bañador) para que se lo probase, quedó en el aire durante unos segundos. Eso fue lo que tardó en despojarse de sus ropas y desnudarse con la misma naturalidad con la que nosotros lo hacemos delante de ellas.

Luego confesó. Nos dijo que pensaba que le daría más reparo hacerlo, que temía sentirse cohibida, aunque también temía ofendernos con su actitud, pues nosotros siempre habíamos aportado ese margen de confianza que reporta la desnudez. Nada de ofensa, le aclaramos. Cada cual es dueño de sus prejuicios y libertades. No obstante, dijo que se sintió cómoda. Que era la primera vez que se desnuda delante de un hombre que no era su marido o su médico. Le dije contesté que gracias por los honores, pero que ante mí no se había desnudado, se había quitado la ropa para ponerse otra; cosa bien distinta.

Pero debe ser el ambiente de mi hogar que aporta esas décimas de confianza para romper la barrera de la desnudez. Este verano estuvo otra familiar (esta ya pasa de los 50 años) unos días en casa. También sabe de nuestra condición de nudistas, es más, nos acompañaba a la playa aunque ella portase traje de baño; la excusa: que no había sido educada para “eso”. Mi, no comprender. Pero respetar.

Llevaba dos o tres días en casa y nosotros como de costumbre, cuando acompañan los calores, prescindíamos durante todo el día de cualquier vestidura que ayudase a aumentar el sofoco; y por la noche, a la hora de la cena y estando ya sentados a la mesa, nuestra convidada salió de su habitación trayendo sus zapatillas como única prenda. Reconozco sorpresa, ya que después de tres días de convivencia no había apreciado comentario o interés en el nudismo. Con el calor como convidado y el fresquito de la noche entrando por la ventana, prolongamos la sobremesa sacándole el tema de la cómoda indumentaria que portaba; me respondió que se había dado cuenta que la costumbre en nuestra casa era ir así de cómodos, y aunque nunca lo había hecho, ni tan siquiera en la suya se decidió a imitarnos. Confesó que le había costado dar el paso, que llevaba muchos años bajo el lastre con el que había sido educada; que el primer día probó a estar desnuda en su habitación, al segundo se fue desde la ducha a su habitación y que creyó la habíamos visto, y que al tercero se sintió con la confianza suficiente para dar el paso. Celebramos esa bienvenida al naturismo y la convidamos a disfrutar plenamente la playa al día siguiente. No pudo ser. La playa, con más gente, la superaba. Portaba su bañador y su lastre, del que se desprendía al llegar a casa el resto de los días que permaneció con nosotros.

Xouba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: