Ríos de palabras.

Una amiga que llevaba tiempo acompañándonos a la playa el domingo pasado y creo que aconsejada por las demás chicas decide despojarse de su bañador. Normalmente practicaba top-less, y en lo que llevamos de verano nunca la viera retirarse la parte de abajo de su bikini. Pero el domingo fue un buen día para hacerlo.

En la playa la mayoría de la gente estaba desnuda, todavía no nos han invadido los turistas, así que teníamos espacio para regalar entre los pocos grupos de personas que habitábamos la playa ese día.

Se pasó casi todo el rato tumbada boca abajo, y con el sol de justicia que caía no tardó en necesitar un chapuzón. Aprovechando la invitación que otro chico y yo hacíamos para que álguien nos acompañase se decidió a venir al agua. Allí nos quedamos un rato: charlando, jugueteando con las olas, y dejando que la brisa marina nos refrescase.

Me apetecía un paseo y lo propuse, fue entonces cuando me dijo que le apetecía pero que “así” -señalando su desnudez- no se atrevía. Le indiqué que si le resultaba incómodo podría ir por su bikini y acompañarme igual, aunque no había tanta gente en la playa como para mostrar recelo y que además -por lo que alcanzaba a ver- estaban tod@s desnud@s. No sé si fue la naturalidad de mi exposición, la confianza que le transmití o que realmente deseaba hacerlo y le faltaba un empujoncito, el caso es que se animó y comenzó su caminata a mi par, porque el otro amigo había decidido retirarse a su toalla un rato antes.

No tardamos en alcanzar a una pareja que cerca de la orilla se bañaban desnudos. Luego fueron dos chicas en top-less las que nos cruzamos en dirección contraria. Pero luego la vi titubear cuando un grupo de adolescentes que no pasaban de los 16 o 17 años se acercaban caminado por la playa; me dí cuenta de su nerviosismo y le pregunté si quería que volvieramos sobre nuestros pasos sin terminar el recorrido al final de la playa, me miró y me dijo con rotundidad: ¡¿porqué?, si no estamos haciendo nada malo!. Pues claro que no. Faltaría más.

Me explicaba el porqué de su actitud, tanto el nerviosismo del primer momento como la confianza de después. El primero le sobrevino porque se le pasó por la cabeza que alguno de aquellos chicos podría ser su hijo o alguno de los amigos de su hijo. No le molestaba que la viera desnuda que, por otro lado, no iba a ser la primera vez; pero no quería que los demás chicos le hicieran cualquier comentario a su hijo. Me dijo que en cuanto llegara a casa le contaría a sus hijos que había estado paseando desnuda por la playa, que le había encantado, y que lo haría siempre a partir de ahora.

La segunda reacción, la de la ratificación de su condición de nudista, me dijo que le había salido como un pequeño grito de libertad, que después de oirnos hablar durante tardes enteras sobre la discriminación del desnudo, de la presión de la sociedad, de la marginación a la que estamos sometidos por ser nosotros mismos, no quería sentirse -ni ser- un poco más pisada por los prejuicios ajenos; así que, tal y como nos había oido decir a nosotros cantidad de veces me contestó (como buena gallega) con la pregunta del: ¡¿porqué?!.

Resulta curioso, pues cantidad de veces creia que permanecía ajena a nuestras particulares discusiones sobre naturismo, pero tantas palabras no cayeron en saco roto. Difícilmente las ideas bien argumentadas, y con conocimiento de lo que se habla suelen pasar como el viento; más bien, son como agua de lluvia que caen y se filtran en el suelo, para luego brotar donde menos te lo esperas. Rios de palabras nos traen manantiales de revolución.

Xouba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: